martes, 29 de junio de 2010

Herramientas-Facies, Sistemas y su Evolución


En la década de los setentas se comenzaron a trabajar Unidades Genéticas a cambio de las Unidades Lito-Estratigráficas, se aplicaron conceptos como la Tectónica de Placas y los Sistemas Deposicionales (Fotos: Roberto Garcia-Solorzano).

Muchos de los afloramientos que en los sesentas solo se
estudiaban como componentes litológicos para conocer el rumbo y echado o dirección se re-estudiaron para saber qué tipo de facies corresponden ya sea canales distributarios, turbiditas de aguas profundas, frente de un delta etc. Desde luego, en esta década la sísmica CDP adquirió una importancia preponderante, junto con el punto brillante, como técnica para la detección de zonas de gas.

La década de los ochenta se caracterizó por la influencia de la Estratigrafía Sísmica. Cuando ya se tenía una visión clara de las facies, y sistemas deposicionales naturalmente el siguiente paso es ver interpretar o inferir estos depósitos en las líneas sísmicas.

Esta década de los 80’s también se caracterizó por El estudio de los Cinturones Plegados, Definición de la Porosidad, Desarrollo de la Geoquímica Orgánica e Introducción de los Principios del Sistema Petrolero.

Hacia finales de la década de los ochentas se comenzó de lleno a introducir las Unidades Interactivas y la Informática, lo cual ha revolucionado la técnica del manejo y gerencia de los datos Geológicos y Geofísicos en todos los aspectos.

La década de los noventas se caracteriza por la explosión de la Informática, Usos de Bases de Datos, Mapas Computarizados, Modelos Tridimensionales, Unidades Interactivas, Equipos e Intercomunicación y el uso de la Sísmica 3D.

Naturalmente, muchas de estas tecnologías que hemos mencionado, no hubiesen sido posibles sin el desarrollo de la computación y en especial de los súper computadores en paralelo; los cuales manipulan cientos de millones de datos relacionados con la sísmica 3D.

Las súper computadoras y estaciones de trabajo nos han permitido alcanzar niveles muy altos en la manipulación e interpretación de datos de exploración y explotación, especialmente en áreas donde anteriormente habían sido vedadas debido a la calidad de las imágenes sísmicas. Este es el caso del tren sub-salino del Golfo de México.

Hoy en día podemos usar la información y migrarla antes y después de apilar, lo cual nos da mucha ventaja sobre la definición de la imagen. Sin embargo, la prueba contundente para lograr el éxito con cualquier tecnología práctica, es el cómo encontrar petróleo económicamente o costeable con esa tecnología.

Los conceptos básicos de la prospección petrolera no han cambiado mucho en los últimos años. Las tendencias de computación cada vez nos prometen un acceso más rápido a la manipulación de los datos y por consiguiente a una exploración más eficiente. Esto se hace más evidente en la computación masiva de datos usando súper computadores en paralelo, estaciones de trabajo de alta capacidad y eficiencia al alcance de los exploradores, almacenamiento masivo de datos digitalizados, y comunicación mediante el Internet o Intranet.

Los cambios constantes y rápidos de estas tecnologías computacionales están continuamente alterando y modificando la manera por la cual se continúa y continuará haciendo la exploración de hidrocarburos. Sin embargo, a pesar de todos los adelantos tecnológicos (entre los que están el “hardware” y “software”), el trabajo del geólogo petrolero se ha concentrado todo el tiempo a usar el sentido común.

El uso del sentido común quiere decir que, mediante la utilización de las herramientas de exploración de más predicción, derivadas del estudio de las Ciencias de la Tierra; el geólogo petrolero, tiene como misión primordial, el tratar de disminuir el riesgo de pozos exploratorios o de desarrollo.

Prospectos y pozos perforados durante las últimas décadas han usado muchos principios que permanecen viables y han sido los mismos durante muchos años.

Los logros han sido muy grandes y están representados en miles de millones de barriles descubiertos a través de los años pero el reto futuro es todavía más grande e incluye el saber incorporar información clave y valiosa para mejorar las técnicas de predicción exploratoria, haciendo decisiones cada vez más rápidas y lógicas para tratar de incrementar las reservas de hidrocarburos.

Los campos más grandes del mundo, posiblemente fueron de alguna manera más fáciles de encontrar. Sin embargo, si consideramos los avances de la tecnología en el tiempo pasado, la situación no era tan fácil y requirió la completa dedicación de exploradores que aplicaron los principios fundamentales de entrampamiento de hidrocarburos en el subsuelo para encontrar tales acumulaciones.

Podemos decir que en este tiempo debemos aprender de esas grandes acumulaciones a dilucidar los principios fundamentales que dieron cabida a la generación de estos gigantes de hidrocarburos. De alguna manera la historia se repite y los futuros campos que se encuentren serán también basados en los mismos principios fundamentales de entrampamiento.

Nejasay LLC
© All rights reserved

No hay comentarios.:

Publicar un comentario