sábado, 29 de octubre de 2011

El Negocio del Petróleo-Taladros aerotransportados-Cuenca de Putumayo I, Colombia S.A.


Fotografía de uno de los primeros pozos perforados en la Cuenca del Putumayo (Cafelina No.1), Colombia con un taladro aerotransportado (Heli-Rig) durante la década de los 60’s.

Al principio de los 60’s después de una intensa compaña de exploración que incluyó varios años de geología de superficie y la adquisición de sísmica analógica la filial de Texaco llamada Texas Petroleum Company (ahora Chevron) decidió iniciar un programa exploratorio para tratar de descubrir reservas de hidrocarburos en el rango de los 300 a 500 millones de barriles de petróleo recuperables en la cuenca del Putumayo, Colombia.

Naturalmente en esta época explorar en la selva tenía muchos retos que aún persisten en este tipo de ambiente debido a la falta de infraestructura. Uno de los principales fue el de cómo perforar los pozos y qué tipo de equipo se necesitaría. Para esta operación la operadora mando construir lo que podría ser el primer grupo de taladros aerotransportados para la perforación de los pozos exploratorios como también de desarrollo.

Este tipo de taladros (gabarras) se transportaba en 260 cargas de aproximadamente 4,000 libras de peso. Las cargas se transportaban mediante helicópteros Bell 204-5 que levantaban las 4,000 libras de peso. Hoy en día la tecnología de perforación en cuanto al diseño del taladro es aproximadamente la misma pero la diferencia es que los helicópteros pueden levantar más de 8,000 libras. Por lo tanto el tiempo de transporte se reduce por lo menos a la mitad.

El primer campo comercial de esta cuenca es el yacimiento de Orito localizado aproximadamente a 50 kilómetros al suroeste del pozo Cafelina No. 1 (mostrado en la foto). La exploración en este tiempo se hizo a partir de la geología de superficie combinada con la sísmica analógica la cual se trabajaba usando explosivos pero con un número de canales que no llegaba al centenar. Hoy en día tenemos veinte mil canales o más en levantamientos sismológicos de gran detalle para el estudio detallado de los reservorios.
Mapa índice de la localización de la Cuenca del Putumayo, Colombia S. A.
 En la cuenca del Putumayo y su extensión en Ecuador la geología de superficie probó que existía roca generadora, almacenadora y que existía migración de los hidrocarburos al encontrar manaderos de petróleo en la superficie y las arenas impregnadas con rastros de hidrocarburos como lo que llamamos “gilsonita” (gilsonite) Esto no es más que una forma de asfalto o sea el residuo solido después de migrar los hidrocarburos más livianos. Esta forma de gilsonita se encuentra en muchos pozos de la cuenca especialmente en la formación Caballos/Hollin. 
   
Antes de perforar estas estructuras cercanas al frente de montaña (ver fotografía) se pensaba que podrían estar lavadas o con acumulaciones muy pequeñas debido al recargue de agua dulce/lluvia o condiciones hidrodinámicas en el frente de montaña. La perforación del primer pozo en el campo de Orito comprobó que existían trampas para campos gigantes en este tipo de ambiente geológico.

Después de perforar unos cuantos pozos, encontrar el descubrimiento de un campo gigante (más de 100 millones de barriles de petróleo equivalente recuperable) como Orito e incorporar todos los levantamientos cartográficos de geología de superficie del frente de montaña en toda la extensión de la cuenca así como en Ecuador se determinó que la parte más prospectiva podría ser la extensión de la cuenca en el oriente de Ecuador. Por tal motivo se negociaron las concesiones de todo el oriente de Ecuador donde se descubrieron grandes campos como el de lago Agrio, Shushufinfi, Auca, Sacha, etc.

Es importante notar que en este tiempo con el precio del barril de petróleo a $3.00 USD por barril, el límite económico (economic threshold) para la zona era de aproximadamente de 300 a 400 millones de barriles recuperables. Por lo tanto al perforar los prospectos la localización de los pozos era crítica, pues deberían localizarse de tal manera que si hubiese petróleo probara un yacimiento comercial en las condiciones de ese tiempo. Por lo tanto en ocasiones se perforaban los pozos no en la cresta de la estructura, si no estructuralmente más bajos. El primer descubrimiento (s) comercial debería pagar por el oleducto trasandino para transportar el crudo hacia la costa del Océano Pacífico.

En la parte estructural más alta del prospecto de Cafelina (nariz estructural fallada) hoy en día se encuentra el campo que de petróleo (Costayaco). Con la infraestructura ya desarrollada y reservas más moderadas además de un precio del crudo más alto, es económicamente viable para el operador operar estos yacimientos. El pozo original probó varios horizontes con resultados negativos para acumulaciones comerciales.

Lo importante de las pruebas de producción es que en esos años los presupuestos de los pozos se hacían muchas veces considerando el pozo con pruebas (fully tested dry hole), lo que quiere decir que los presupuestos incluían pruebas limitadas aunque muchas veces no se incluían los revestimientos para producción (linner). En la actualidad muchos los presupuestos iniciales se hacen más que todo considerando los pozos como secos dependiendo de la filosofía de cada operador. 
Nejasay LLC
© Todos los derechos reservados