domingo, 9 de octubre de 2011

Evaluación de Cuencas-Integración-Registro Tipo

Gráfica de registros tipo en Alaska, USA. Unidades formales, genéticas y secuencias de depósito interpretadas en base a los registros eléctricos y la información sísmica.

Los estudios regionales de cuencas o llamados
evaluación/análisis  de cuencas se hacen comúnmente para tratar de encontrar y entender los riesgos geológicos del área y relacionarlos a las potenciales acumulaciones de hidrocarburos y su comercialidad.
Los procesos de integración regional geológica y por supuesto geofísica se hacen dentro de una cuenca prospectiva ya sea madura o poco explorada donde por lo general existen algunos posos perforados dentro de ella. En ocasiones hay cuencas maduras que los pozos perforados se cuentan por miles.
En el proceso de Integración y dilucidación de la historia, paleogeografía, estratigrafía y en general la evolución de la cuenca a través del tiempo se hace necesario construir registros tipos dentro de la cuenca que nos den base para las correlaciones tanto en tiempo como en la evolución estratigráfica y paleogeológica.
Es indispensable identificar secuencias y mega-secuencias que se puedan correlacionar regionalmente usando los posos y la sísmica. Las unidades genéticas deben ser correlacionadas con las unidades formales para tratar de visualizar los principales cambios de facies laterales y verticales. Las bases principales de correlación deben ser unidades genéticas y secuencias.
Cuando se correlacionan paquetes equivalentes a secuencias ya sean secuencias constructivas clásticas o de carbonatos como deltas, fanes submarinos, plataformas de carbonatos, etc., lo importante es aislarlas de las no constructivas como paquetes de lutitas o facies de llanuras aluviales e invasiones marinas.
Dentro del proceso de integración se debe prestar especial cuidado a ver en que parte de las secuencias ya sean las de construcción o las no-contructivas se encuentran las acumulaciones comerciales de hidrocarburos. Posteriormente se tendrá que mapear secuencia por secuencia o cada unidad genética y relacionarla con las acumulaciones de hidrocarburos comerciales y no-comerciales.
Inicialmente en cualquier proceso de interpretación regional se puede establecer un área piloto y posteriormente extender su correlación a toda la cuenca. Al mapear toda la cuenca se deben establecer las secuencias o unidades genéticas más regionales y establecer la correlación total.
Se recomienda que en secciones de 15,000 a 20,000 pies de espesor no se hagan inicialmente más de unos seis paquetes o secuencias. Una vez correlacionadas estas mega-secuencias se puede comenzar a subdividir en secuencias menos espesas que a lo mejor solo se presentan en determinada área de la cuenca.
Los registros tipos pueden establecerse por áreas geográficas y geológicas, pues representan la mejor interpretación local del área que va a ser correlacionada con áreas donde la información es escasa y por consiguiente va a ser extrapolada.
Nejasay LLC
© Todos los derechos reservados