domingo, 18 de marzo de 2012

El Negocio del Petroleo-Riesgos de Perforación-Taladro Nabors 105AC-Operado por Repsol se Dispara en Alaska


Foto del taladro Nabors 105AC operado por Repsol en Alaska. Localizado en el “North Slope”, Alaska, en el área del delta de Colville a 625 millas de la ciudad de Anchorage.

En febrero 15 del 2012 el pozo, Qugruk 2, cuándo perforaba a 2,523 pies comenzó a
dar patadas o sea encontró un “gas kick”  y se disparó, fluyendo 42,000 galones de lodo de perforar en las inmediaciones del taladro. El pozo estaba programado para llegar a 7,000 pies de profundidad.

No hubo daños personales y el pozo dejo de fluir al día siguiente, cuando la zona de gas somero que encontró intempestivamente dejo de fluir por agotamiento. Se considera que el pozo esta fuera de control hasta que se pueda volver a circular el lodo de perforación dentro del pozo.

Algo que agrava el volver a reiniciar la circulación del pozo es que debido al disparo del pozo hay que apagar todas las máquinas y por consiguiente no hay calefacción. En este caso la temperatura ambiente es normalmente debajo del punto de congelación (- 35 grados Fahrenheit).

En muchas ocasiones después de salir todo el lodo y agua y que la presión de la formación que se disparó sea muy baja; se forma un tapón de derrubios dentro del pozo. Para volver a tener circulación y tratar de terminarlo hay que re-perforar de nuevo toda la sección que debe estar totalmente derrumbada por el disparo del pozo.

No hay muchos detalles publicados sobre este incidente. Sin embargo se informa que el pozo en el momento del accidente circulaba con un peso del lodo de 9.3 libras por galón, lo que indica que podría ser suficiente para controlar la columna en la zona de presiones normales. Faltaría analizar detalladamente los eventos previos al disparo del pozo para conocer en detalle las causas potenciales del accidente.

Este pozo, fuera de control (“blowout”), aunque no es frecuente a estas profundidades tan someras, puede pasar en cualquier momento, si se encuentra gas cerca a la superficie y la columna de lodo no tiene el peso suficiente para contrarrestar la presión de poro de la formación.

El pozo de Repsol, a diferencia del pozo de Chevron Funiwa 1A en las costas de África y el de Macondo de BP en el Golfo de Mexico, fue un accidente de menor proporción. Estos dos últimos accidentes tuvieron consecuencias fatales con perdidas de vidas humanas. Obviamente los accidentes de este tipo en los pozos localizados en el mar en presiones anormales son mucho más críticos. En estas zonas los márgenes de trabajo y ventanas de perforación son más pequeños.

Repsol ha decidido taponar y abandonar este pozo considerando que el agujero esta prácticamente perdido. En el caso del pozo de Chevron, actualmente se trata de perforar el pozo de relevo para taponar y abandonarlo permanentemente en la zona que produjo el disparo. Este pozo de Chevron ya quemó todo el gas y el fuego esta completamente extinguido desde marzo 2 del presente año.

Nejasay LLC
© Todos los derechos reservados