sábado, 10 de marzo de 2012

Producción de Petróleo-México-Inexorable Caída de la Producción

 
Gráfica muestra la producción de México y el incremento de la producción desde el descubrimiento del yacimiento de Cantarell en la Bahía de Campeche en el año 1976. De igual manera muestra la inexorable caída de la producción desde el año 2005 cuando el campo súper-gigante de Cantarell declina substancialmente.

El campo súper-gigante de Cantarell descubierto en 1976 llegó a
producir más de 2 millones de barriles diarios pero alcanzó su pico en el año 2003 y luego comenzó la declinación precipitada aún después de haber implementado una inyección masiva de nitrógeno en el año 2000.
Gráfica de la producción del campo Cantarell indicando la declinación precipitada de los últimos años. Este gigantesco yacimiento que produce de una brecha calcárea, estructuralmente es un dúplex y estratigráficamente es el talud de un sistema de plataforma, cuya roca fuente es el Titoniano. 

Este campo súper-gigante tiene más de 35 BBOE (Billones de barriles de petróleo equivalente) in situ y esta  localizado en uno de los centros de migración enfocada mas grandes de México muy similar al campo gigante de Prudhoe Bay en Alaska.  

Cuando el campo se descubrió, se decidió que debería quemarse el gas que se producía con el petróleo como gas en solución, pues en ese momento no tenia mercado. Este gas se hubiese podido re-inyectar para re-presurizar el yacimiento y/o mantener el gas en el casquete para uso futuro. Sin embargo, se decidió quemarlo a cambio de inyectarlo.


El campo Ku Malub Zaap localizado en la inmediación del campo Cantarell ha compensado algo la declinación de la producción de Cantarell con una producción de cerca de 840,000 BOPD. El campo Cantarell en la actualidad produce un poco más de 400,000 BOPD.


Pemex y el Estado Mexicano han tratado de obtener de alguna forma inversión privada en la industria del petróleo, pero el artículo 27 de la constitución Mexicana y sobretodo las disposiciones que regulan el artículo 27 impiden de manera absoluta hacer operaciones donde se pueda tener participación en la exploración/explotación de los yacimientos teniendo parte de propiedad del petróleo.


Durante los últimos años México ha promovido los contratos múltiples o como ahora los llaman “contratos incentivados”. Estos fueron aprobados el año pasado. En el momento se están tratando de adjudicar a compañías que quieran operar campos marginales y donde se reconoce alguna ganancia por la tecnología o la inversión de acuerdo a la mejora de producción del campo.


Los contratos incentivados son solo una manera adicional que tiene Pemex para financiarse por un tiempo. Pues la empresa que los toma hace las inversiones y se les retorna la inversión mas tarde con alguna ganancia proveniente de los recursos del mismo campo. Sin embargo, esta modalidad no es una solución adecuada a la alta declinación de la producción pero si proporciona un paso, anuqué muy pequeño, en la solución a largo plazo de la baja de la producción.


Pemex trató de establecer una gran producción de petróleo invirtiendo muchos millones de dólares en la explotación del yacimiento no-convencional del Cañón de Chicontepec pero desafortunadamente estos yacimientos no dan la producción adecuada y/o ganancia que justifique la inversión para Pemex. Pronto veremos este tipo de yacimiento no-convencional ofrecido para contratos múltiples incentivados.


Desafortunadamente para reversar o por lo menos tratar de disminuir la declinación severa de la producción en México la mejor alternativa es explorar en las áreas de alta prospectividad, muchas de ellas, hoy en día son vírgenes, como es el caso de la parte sur del Golfo de México.


México tendría una gran oportunidad de explorar en el área de aguas profundas y semi-profundas si invirtiera el capital adecuado. Esta es un área de exploración y producción, muy costosa, donde los pozos llegan a niveles de más de 200-400 millones de dólares por pozo. Si incluimos las instalaciones de desarrollo se llega a muchos billones de dólares. 
  

El año pasado Pemex perforó 33 pozos exploratorios en todo el territorio nacional, de los cuales seis fueron costa afuera. Este nivel mínimo de exploración garantiza prácticamente que no se va a poder disminuir la declinación encontrando nuevos yacimientos.


Pemex como empresa del estado, en parte, garantiza el presupuesto de la nación y por consiguiente va a ser muy difícil obtener presupuestos para que pueda utilizar billones de dólares para la exploración/explotación de yacimientos de aguas profundas en el Golfo de México.


En la actualidad Pemex esta promocionando los campos marinos/áreas como: Arenque y Atún y terrestres como: Altamira, Pánuco, San Andrés y Tierra Blanca. Según Pemex, se estima que con las áreas a licitar, se aumente la producción cerca de 100 mil barriles por día durante los tres a cuatro próximos años.


Falta ver si hay empresas operadoras interesadas en invertir grandes cantidades de dinero en este tipo de contratos de servicio incentivados donde solo se prestan para hacer el mantenimiento de los campos y obtener una ganancia moderada por el servicio. Sin embargo, si es posible pronosticar, que este tipo de contrato no va a atraer billones de dólares en inversión para la exploración/producción en las partes más prospectivas del Golfo de México, como es el caso de aguas profundas. 


Nejasay LLC
© All rights reserved