martes, 15 de enero de 2013

Shell y la Exploración en el Ártico-Alaska

Figura – 1. Fotos de Alaska donde el taladro Kulluk operado por Shell se encontraba a la deriva al final del año 2012 (Fuente: Daily Mirror, CNN).

Durante una tormenta en el mar el taladro se
soltó de los remolcadores mientras era transportado de Alaska al puerto de Seattle para mantenimiento el 31 de diciembre del año pasado.

Afortunadamente este accidente considerado marítimo y no de perforación se pudo controlar rápidamente. El barco de perforación no transportaba petróleo crudo. Este taladro estuvo envuelto en la operación de perforación de Shell en el año 2012 pero que se suspendió al terminarse la ventana de perforación.   

El taladro Kulluk esta diseñado para perforar en los mares como el Océano Ártico,  fue construido en 1983 en el Japón y durante los últimos seis años fue mejorado por un costo de cerca de $300 millones de dólares.

Kulluk tiene una forma cónica, puede perforar hasta en 400 pies de tirante de agua y a una profundidad de 20,000 pies. Cuando está en operación puede llevar una tripulación de 140 personas.

Alaska es una península con muchos retos para las operaciones de Exploración y Producción debido a su condición remota, costos operativos debido a las bajas temperaturas y las regulaciones ambientales.

Alaska tiene un complejo súper-gigante (más de 10 billones de barriles de petróleo equivalente) de producción denominado  Prudhoe Bay,  principalmente corresponde a una gran trampa estratigráfica, con influencia estructural. La exploración de Shell actualmente busca encontrar yacimientos gigantes en reservorios convencionales.

La parte central de la cuenca en el “North Slope” es un área de gran potencial para yacimientos no-convencionales que, en parte, se encuentra en la zona de geopresiones, la cual solíamos denominar como “Tight Gas Basin” y su característica consiste que la mayoría de los pozos tienen muestras de gas pero con muy bajas permeabilidades.

El taladro Kulluk a igual que el Shell Novel Discoverer volverán a los mares de Chukchi y Beuford a perforar al menos cinco pozos exploratorios durante la ventana de perforación en el año 2013, la cual comienza aproximadamente a mediados de julio.

Aunque muchos de los yacimientos gigantes del mundo se encuentran en presiones normales como es el caso del yacimiento de Prudhoe Bay, no es extraño encontrar presiones anormales las cuales en muchos casos se pueden encontrar someramente. 

En el Mar de Beauford se han encontrado presiones anormales cerca de los 2500 pies de profundidad, lo cual podría tener implicaciones para la perforación de los pozos y su eventual comercialidad. 

Inestabilidad por altas presiones se puede encontrar aún en áreas que generalmente son de presiones normales pero que por muchos motivos se encuentran bolsas de gas muy somero como ocurrió en el pozo Repsol Qugruk-2, Alaska.

Es de esperar que Shell pueda sobrepasar todas las dificultades que ha tenido y pueda perforar los objetivos ya determinados para comenzar a evaluar, el potencial de hidrocarburos de la zona ártica en Alaska.