viernes, 28 de junio de 2013

México-La Reforma Energética de la Administración Peña Nieto

Figura – 1. Gráfica que ilustra el volumen de exportaciones de crudo de México hacia U.S.A. y el volumen de importaciones de México de productos derivados del petróleo procedentes de U.S.A. Progresivamente se disminuyen las exportaciones de México al mismo tiempo que cada vez México importa más derivados como gasolina.

La administración Pena Nieto ha prometido una
reforma energética que definitivamente  consiga inversión privada para poder aliviar el hecho de que la producción de crudo de México cada vez es menor y se podría aproximar a niveles sin precedentes, más que todo debida a la declinación del campo Cantarell. 

Las reformas energéticas en México se hacen cada vez que llega un nuevo presidente y tratan de conseguir cambios que favorezcan el desarrollo del país. Las reformas energéticas han sido tema principal de las últimas administraciones pero ninguna ha conseguido una reforma que pueda atraer inversión privada en el rango de billones de dólares.

Las reformas pasadas han logrado establecer mecanismos con contratos de servicios múltiples donde los operadores privados pueden lograr un incentivo, en efectivo o en un precio por barril, sin relacionarlo con las reservas. Estos contratos no dan muchos incentivos para grandes inversiones y obtención de reservas. 

Estos tipos de contratos solo atraen a empresas locales e internacionales donde los contratos no implican mucho riesgo para los operadores pero las ganancias también están restringidas y no comparan con los contratos internacionales de riesgo.

Pemex ha tratado de aumentar su producción perforando en algunos yacimientos como el Cañon Submarino de Chicontepec donde Pemex estima que tiene de 10 a 15 BBOE.
La explotación del yacimiento de Chicontepec no tuvo el éxito esperado debido a que este yacimiento corresponde en realidad a yacimientos no-convencionales donde se deben perforar miles de pozos con producciones muy marginales y niveles muy bajos de permeabilidad.

La producción de crudo de México sigue declinando, aunque en los últimos trimestres ha tratado de sostenerse por el incremento de producción de campos como el Ku Maloob Zaap.     Por lo tanto, cada vez México exporta menos crudo (Figura – 1). Las exportaciones de crudo hacia U.S.A. fueron de 972,000 barriles de crudo diario en el año 2012, el promedio mas bajo desde el año 1994.

México todavía tiene un gran potencial para encontrar yacimientos ya sean convencionales o no-convencionales. El área más importante y llamativa es la parte costa afuera y de aguas profundas del Golfo de México que prácticamente permanece inexplorada y solamente hay unos cuantos pozos que Pemex ha perforado como es el caso del PozoTrion. 

En cuanto a los derivados, México paulatinamente aumenta la importación de derivados (Figura – 1). Sin embargo, la distribución de muchos derivados como gasolinas y gas natural son estrictamente reservados al estado. Por consiguiente, Pemex tiene una ganancia ya sea que los distribuya o produzca. Las gasolinas las vende Pemex exclusivamente y no son subsidiadas.

El partido político PRI a quien representa Peña Nieto ha apoyado una reforma energética. Sin embargo, este partido no tiene la mayoría del congreso. Por el contrario, son la minoría con respecto al total de los otros partidos. Cuando en septiembre se comience a reunir el congreso se sabrá cuanto apoyo tiene una nueva reforma energética.

Es posible que al congreso de México le toque cambiar por lo menos las leyes que regulan y se refieren al artículo 27 de la constitución que rige los derechos de los hidrocarburos y le da uso exclusivo al estado.

De no modificar las leyes reglamentarias, por lo menos, cualquier reforma solo será otra similar a las actuales y no producirá el volumen de inversión privada que México necesita para desarrollar más ampliamente sus recursos energéticos.