sábado, 28 de diciembre de 2013

México Aprueba Reforma Energética

Figura – 1. El Presidente de México Enrique Peña Nieto firma la Reforma Energética promovida por su administración y aprobada por el Congreso de Los Estados Unidos Mexicanos el 12 de diciembre de 2013 (Fuente: Reuters).

Cada administración desde la del Presidente Salinas de Gortari ha tratado de
hacer reformas energéticas y cada una ha avanzado algo más en reformar el negocio de los energéticos en México, para su mejor desarrollo y la obtención de una ganancia significativa para el estado.

La administración del Presidente Enrique Peña Nieto, propone una Reforma Eergética que se aprueba por mayoría en el Congreso de la Unión y que será implementada posiblemente a finales del 2014 o 2015.

La nueva ley incluye cambios constitucionales en los artículos 25, 27 y 28 y leyes transicionales. Se nombra a SENER (Secretaria de Energía), en representación del Estado Mexicano, que administre las reservas de petróleo y gas e identifique las áreas para exploración y explotación de hidrocarburos.

Los contratos serán expedidos por la CNH (Comisión Nacional de Hidrocarburos) a PEMEX y a entidades privadas. Las empresas privadas y la del estado (PEMEX) darán servicios al estado (contraprestaciones) mediante contratos de diferentes modalidades.

Se harán licitaciones y por consiguiente contratos con las empresas productivas, incluyendo PEMEX teniendo en cuenta las siguientes modalidades de contratos:

I)     En efectivo, para los contratos de servicios.
II)    Con un porcentaje de utilidad para los contratos de utilidad compartida.
III)   Con un porcentaje de la producción obtenida, para los contratos de producción compartida.
IV)  Con la transmisión onerosa de los hidrocarburos una vez que se hayan extraído del subsuelo, para los contratos de licencia.
V)   Cualquier combinación de los anteriores.

La ley establece que todos los hidrocarburos sólidos, líquidos y gaseosos que se encuentren en el subsuelo son propiedad de la nación (no habrá concesiones). Por lo tanto no se considera propiedad parcial o de ninguna índole de hidrocarburos en el subsuelo ("NO EQUITY CRUDE"). Esto deberá ser explícito en los contratos y licencias.

Habrá una ronda cero (“Round zero”) donde Pemex tendrá la prioridad de áreas para extraer los hidrocarburos con la condición que sean “comerciales o costeables”. Estos contratos del “round zero” serán efectuados solamente durante los 90 días siguientes a la implementación de la legislación. Pemex tendrá de 3 a 5 años para desarrollar los recursos hidrocarburíferos.

Pemex queda facultado para entrar en sociedades con entidades privadas para el desarrollo de los campos con la base de una ganancia por contrato. Este tipo de asociación podría ser de interés para las compañías de servicios que dan servicios integrales en algunos países.

De igual manera Pemex podrá participar en contratos de servicios, contratos de producción y licencias en otras actividades de “downstream” tales como refinación, oleoductos y transporte, mercadeo y venta de estaciones de gasolina. Pemex no tendrá el monopolio de todas estas actividades pero competirá con entidades privadas para que el Estado tenga la mejor ganancia.

La CNH (Comisión Nacional de Hidrocarburos) será la encargada de asesorar técnicamente a la Secretaria de Energía (SENER), de recopilar la información geológica y operativa, de autorizar trabajos de reconocimiento y exploración superficial, así como de emitir regulación en materia de exploración y extracción de hidrocarburos, entre otras funciones.

La CNH también será responsable de llevar a cabo y asignar las licitaciones, suscribir los contratos para las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos.

Se crea el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, como un fideicomiso público. Este iniciará operaciones en 2015 y se encargará de captar los ingresos (después de descontar los impuestos) que reciba el Estado, por todos los proyectos de exploración y explotaciones de hidrocarburos desarrollados por empresas estatales productivas o privadas.

Se crea la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente, encargado de establecer la regulación y estándares de seguridad industrial y operativa
a nivel internacional que minimice el riesgo de accidentes en instalaciones al medio ambiente causadas por la actividad petrolera.

México es uno de los tres más grandes países de Norte América que trata de mantener su producción en cerca de 2.5 millones de barriles diarios. Sin embargo, con la presente reforma el gobierno estima que la producción de crudo llegará a 3 millones de barriles en el 2018 y a 3.5 millones de barriles en el 2025.

El Estado Mexicano considera que la inversión anual de 20 billones de dólares anuales con que cuenta actualmente Pemex, no es suficiente para la búsqueda y explotación de yacimientos convencionales y no-convencionales debido a su alto costo de extracción, carencia de la capacidad técnica, financiera y de ejecución para producir los hidrocarburos al ritmo que otros países con recursos similares lo hacen.

El Gobierno estima que aun aumentando la inversión fiscal a Pemex no sería suficiente, puesto que se necesitarían al menos 60 billones de dólares anuales de inversión. Cifra que parcialmente se espera obtener de la inversión privada al implementar la presente Reforma Energética.   

Las entidades oficiales de México trataran durante el próximo año en redactar y promulgar toda la reglamentación de las licitaciones, contratos y licencias a que se refiere la ley, que en realidad es muy generalizada.

Hasta no tener toda la reglamentación completa no se sabrá el alcance de la reforma y por lo tanto sus implicaciones económicas serán difíciles de predecir. Por ahora se puede vaticinar que el interés podría estar en compañías de servicios o empresas independientes donde el hecho de no tener participación del crudo en el subsuelo (equity crude) no sea prioritario.

Las Empresas Estatales Chinas podrían ser unas de las más interesadas de invertir en México, aun si no obtienen propiedad de parte de los hidrocarburos en el subsuelo. Al parecer, lo importante para ellas es poder obtener el control de la producción del crudo (más información).

En general, los grandes operadores (International Oil Companies-IOC’s) y aun empresas medianas están interesados en contratos donde haya inversión de riesgo o sea que si se encuentran los hidrocarburos se participe de alguna manera del volumen a desarrollar.

Al invertir grandes sumas de dinero en proyectos donde no haya manera de adquirir propiedad de los hidrocarburos en el subsuelo, esto resulta en que las acciones de las empresas estrictamente dedicadas a la exploración y producción de los hidrocarburos no adquieran más valor, además de dedicar grandes recursos que podrían ser utilizados en áreas de mejor rentabilidad.     

La pasada reforma energética abrió la posibilidad de referendos. En la actualidad el grupo de oposición a la reforma trabaja para hacer un referendo con las próximas elecciones programadas para el 2015, lo cual puede ser una señal de cautela para las inversiones hasta saber el resultado final del referendo.

“Feliz año 2014 a los seguidores y lectores de este blog”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario