miércoles, 9 de marzo de 2016

Petróleo: Dos Grandes “Bonanzas”

Figura – 1. Comparación de los precios del petróleo ajustados a la inflación a diciembre del año  2015 desde el año 1946. Se indica el número de taladros activos en tierra en U.S.A. El volumen de la actividad de perforación responde directamente, al aumento de los precios de los hidrocarburos (Fuente: inflationdata, Baker Hughes, petroleosinriesgos).

La industria del petróleo se ve afectada por
la segunda gran caída de los precios del crudo desde el año 1946. Esta caída de los precios comienza a finales del 2014. Los precios escalaron progresivamente desde el año 2003 para culminar en el 2014 con un ciclo de aproximadamente 11 años de incrementos progresivos (Figura 1).

La crisis en el año 2008, en realidad fue un evento relativamente corto donde los precios del petróleo se recuperaron bastante rápido para seguir el tren de precios altos que culminó a finales del 2014 (figura 1).

La bonanza que culminó en el año 1980 (Drilling Boom 1) con un máximo de precio del crudo de $117.18 dólares por barril, ajustado por inflación con respecto al 2015, duró prácticamente desde el año 1974 al año 1980 en un período de aumento de precios. Luego pasa por unos siete años de disminución de precios hasta el año 1897 (Figura – 1).

Esa bonanza de los 80’s incentivó la perforación de pozos en todos los ámbitos llegando a utilizar hasta 4,000 (cuatro mil) taladros diarios de perforación en U.S.A. Se perforaron pozos en todas las cuencas productoras y potencialmente productivas, naturalmente buscando yacimientos convencionales.

La subida de los precios en la época de los 70’s fue ocasionada inicialmente por el bloqueo de suministro ordenado por los países de la OPEC como retaliación a los países occidentales que apoyaron a Israel en la guerra “Yom Kippur”

Figura – 2. Producción diaria de crudo en U.S.A. en miles de barriles por día desde el año 1920 hasta el año 2015. Se indican las dos grandes “Bonanzas de Perforación” de la Industria del Petróleo (Fuente: eia, petroleosinriesgos). 

La bonanza 1, no tuvo la ventaja de usar sísmica tridimensional para la prospección de yacimientos porque hasta ahora estaba comenzando su desarrollo en los años 80’s. Se perforaron pozos indiscriminadamente en cuencas productoras, áreas costa afuera  y áreas de alto riesgo estructural como el “Utah-Wyoming Trust Belt”, que resultó un área de tendencia gaseosa (gas prone).

A pesar de la cantidad de pozos no se incrementó la producción de petróleo significativamente en esta época, indicando el hecho de que la producción de crudo proveniente de los yacimientos convencionales estaba agotándose lo mismo que las áreas prospectivas.

Hay otras áreas con potencial para yacimientos convencionales en U.S.A, pero están vedadas a la industria, tal es el caso de las áreas orientales del Golfo de México en el mar territorial del Estado de La Florida, el margen oriental sobre el Océano Atlántico como también muchas áreas en California y Alaska entre otras.

En el caso de la bonanza más reciente, la perforación fue dedicada mayormente a  yacimientos no-convencionales porque los convencionales están prácticamente agotados y las áreas prospectivas adicionales no tienen acceso o están limitadas.

En esta segunda bonanza (Drilling Boom 2), incentivada por los altos precios del gas, acabo concentrándose en las áreas específicas y delimitadas por las rocas madre, fuente o generadoras. Se ha  aprovechado el avance tecnológico del fracturamiento hidráulico para lograr producir aproximadamente un millón de barriles de crudo adicional por año. Esto se logró con mucho menos taladros activos que en la primera bonanza (Figura 1).

Figura – 3. Indica el período de precios del petróleo relativamente bajos, desde el año 1986 al año 2002. Durante este periodo muchas empresas desparecieron o fueron adquiridas por otras con mejor capacidad de financiación (Fuente: Data Source, Oil Prices, Plainsallamerican, petroleosinriesgos).

Durante los ciclos de altos precios, muchas empresas emprenden grandes proyectos de inversión y muchas veces sobreestiman el precio futuro del crudo, o el tiempo de desarrollo de los proyectos, lo cual presenta un gran reto de supervivencia cuando los precios bajan.

En el ciclo de precios bajos las empresas operadoras con mejor financiación podrán adquirir reservas de crudo a menor precio que en el ciclo de altos precios, como ocurrió con las empresas que se muestran en la figura 3. Esto garantiza la existencia de las empresas que tienen que aumentar sus reservas de crudo.

Las empresas operadoras internacionales, cada vez tienen mayor dificultad de acceso a áreas donde se pueda encontrar grandes yacimientos con reservas gigantes de hidrocarburos. Esto es debido a las nacionalizaciones y a que los recursos cada vez más son controlados por las empresas estatales. Este hecho a largo plazo, será lo más influyente en el aumento de los precios.

Las empresas estatales, generalmente, operan como parte principal de financiación de los estados, también adquieren mucha deuda en el ciclo de bajos precios. Sin embargo, sus operaciones y “modus operandi” obedecen estrictamente a cambios políticos del estado y no funcionan como empresas estrictamente independientes.

Hasta ahora va prácticamente un año del ciclo de precios bajos después de la bonanza llamada: “Drilling Boom 2” (figuras 1, 2 y 3). Aunque durante este ciclo de altos precios hubo muchas adquisiciones principalmente tratando de entrar al “play” de no-convencionales, ya durante la parte del ciclo de precios bajos ha habido adquisiciones importantes como la de Shell comprando a BG.

Si los precios bajos de los crudos continúan por un largo tiempo después de la “Bonanza 2”, habrán muchas más adquisiciones de empresas que no podrán sobreponerse a los bajos precios y antes de desaparecer serán adquiridas por otras con mejor capacidad financiera.

La adquisición de empresas con reservas de crudo hace que las empresas que adquieren los activos prolonguen su existencia. El encontrar reservas de crudo cada vez es más difícil debido a las restricciones de las áreas y disminución de áreas prospectivas de libre acceso. A partir de los años 70’s las áreas de libre acceso se disminuyen debido a nacionalizaciones y al incremento de reservas en poder de las Empresas Estatales
 
En el ciclo de precios altos, grandes empresas operadoras aumentaron sus presupuestos anuales para tratar de encontrar yacimientos gigantes de petróleo. Sin embargo, estas grandes sumas de dinero en inversiones no necesariamente se reflejan en el aumento se reservas de crudo. Por el contrario, a pesar de las grandes inversiones muchas empresas operadoras no muestran un aumento significativo de sus reservas adicionales.
 
La exploración de “Yacimientos Comerciales de Petróleo o Gas” en La Industria del Petróleo, es un negocio de alto riesgo y a largo plazo que mayormente depende NO de la tecnología que se use, sino de la estrategia a seguir en su búsqueda. Obviamente, se necesita una financiación adecuada. Aun con buena financiación, si la estrategia es inadecuada el éxito no se conseguirá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario