domingo, 24 de julio de 2016

Yacimientos No-convencionales Seguirán en Ascenso en USA

Figura – 1. Gráfico histórico y proyección de la producción de líquidos totales desde el año 2000 al 4040 en USA. La proyección estimada comienza desde el año 2015 y muestra la baja de producción relacionada con la caída de los precios internacionales del crudo (Fuente: “US Energy Information Administration”, petroleosinriesgos).

La presente caída de los precios del crudo que comenzó
a finales del año 2014 ha traído muchas consecuencias a la industria del petróleo. Una de ellas es la disminución de la producción de petróleo de muchos países, al disminuir sus inversiones de capital y por consiguiente el recorte de los empleos en la industria.

La gráfica de la figura No. 1, muestra también el ascenso vertiginoso de la producción de hidrocarburos procedentes de yacimientos no-convencionales (Tight Oil”) en USA. Esta culmina o llega a un pico el año 2015.

El estimativo de la “eia” implica el descenso actual y temporal de la producción total de líquidos en el 2016, para luego comenzar un ascenso más paulatino y no tan vertiginoso como el que ocurrió entre el 2008 al 2015 (Figura - 1) .

Aunque la caída de los precios a nivel mundial se debe a muchas razones, las más importantes son: la superproducción y la desaceleración de las economías a nivel mundial. A la superproducción mundial contribuyó el aumento de producción de los líquidos de los yacimientos no convencionales en USA.

Los precios actualmente se han recobrado de los niveles tan bajos al comienzo del año. El precio del barril de crudo actualmente oscila en los $45.00 dólares por barril par la mezcla WTI. De seguir aumentando este precio, los yacimientos no-convencionales son los que comenzarían de nuevo a aumentar su producción.

La agencia “eia” (US Energy Information Administration, Annual Energy Outlook 2016) estima que la producción total de líquidos pasara de 14.8 millones de barriles por día obtenidos el 2015, a 18.8 millones de barriles por día para el año 2040. La mayor parte de este incremento será de los yacimientos no-convencionales. Aunque esta cifra podría ser optimista, es solo una proyección basada en la recuperación de los precios del crudo. 
          
USA fue el mayor productor de líquidos del mundo en el año 2015 con 15.04 millones BOPD (barriles de petróleo por día), seguido por Arabia Saudita con 11.9 millones, Rusia con 11.0 millones y con China en un distante cuarto lugar con 4.7 millones de BOPD.

No existe un precio “mágico” donde la comercialidad de muchos yacimientos sea concebible y la recuperación de la actividad exploratoria y de producción se re-energice, pero si se pasa de los $60.00 dólares por barril y con la eficiencia ganada en estos dos últimos años, se podría comenzar a ver la recuperación de la industria.

Las dos empresas más grandes de servicios de la Industria del Petróleo, Halliburton (más información) y Schlumberger (más información), al tiempo que declaraban las pérdidas del segundo trimestre del 2016, mencionaban que la Industria parece haber pasado del punto más bajo.

Esto quiere decir que se han incrementado las ordenes de servicios. De hecho, el número de taladros activos en USA al 22 de julio subió en 15 colocándose en 462. Todavía con 414 taladros menos que hace un año o sea un 47% menos.
     
La energía producida de combustibles fósiles como el petróleo ha sido el motor y el productor del desarrollo del mundo por mucho de la última centuria. Naturalmente, dentro de la explotación de ellos hay que balancear los productos de emisiones que obviamente afectan el desarrollo humano.

En tiempos en que los combustibles bajan y el precio del crudo disminuye considerablemente, la retórica del efecto de los combustibles fósiles en el medio ambiente aumenta sin proporción. El desarrollo de combustibles energéticos alternos u otras energías, en general, no han sido costeables por si solas y solamente se han desarrollado debido a los subsidios estatales, que los pobladores acaban pagando con más impuestos.

Las predicciones de los precios del crudo se hacen siguiendo patrones de producción, consumo, desarrollo de las economías, niveles de población etc. No es una ciencia exacta el predecir el precio futuro. Lo que sí sabemos es que para tener desarrollo económico sostenido los precios de los energéticos tienen que ser favorables.

La caída de los precios y los problemas de desarrollo de las economías han sido seguidas por las grandes bonanzas (más información) de precios y cuando el precio no es sostenible, hay una desaceleración y por consiguiente disminución del consumo lo cual aumenta la oferta y el precio del producto baja.

Los tiempos con precios bajos añaden un factor que potencialmente hará que los precios futuros sean cada vez más altos. El recorte y eliminación de proyectos debido a la disminución de capital invertido en exploración y producción (más información), es un preludio de una potencial disminución de yacimientos futuros, especialmente gigantes, que puedan suplir las necesidades energéticas del mundo en el futuro.

Los yacimientos no-convencionales (más información)  podrían ser los que aumentarán más producción en USA, pero este tipo de yacimientos no son la panacea para todos los países del mundo. Su productividad es muy baja, su explotación es costosa e impactante y fuera de USA no hay las condiciones de infraestructura e incentivos fiscales para empresas y sobretodo económicos para pobladores locales de dejar perforar miles de pozos. 

Hay que recordar que la explotación de este tipo de yacimiento, en USA, es prácticamente privada donde los hidrocarburos pertenecen a los dueños del terreno y no al estado.

En el ámbito internacional, además de las condiciones económicas mencionadas, existen las restricciones de permisos ambientales locales. Hasta el momento, los retos son grandísimos para la explotación de yacimientos no-convencionales a gran escala que puedan producir millones de barriles diarios con cientos de miles de pozos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario